Desde el patio de mi casa

Arte psicópata

Posted on: junio 7, 2008

Siempre lo he dicho y sigo diciendo, el momento mágico de inspiración llega en un instante incómodo. Estoy un poco apurado porque tengo que salir en unos 20 minutos, pero, al sentir esta gran vorágine de sentimientos mezclados, se hace preciso esperar.

Acabo de recibir un correo electrónico de un amigo (Edgar), mostrando la barbarie y lo arcaico de las corridas de toros.

La compasión de la que siempre hablo, que es el acto sensible del hombre a sentir u obrar desinterasada e involuntariamente, se exaltó dentro de mí.

“Quien no siente aprecio, gratitud y respeto hacia las muestras de vida: las plantas, los animales y los mismísimos hombres, solo podrán ser considerados como bestias salvajes”.

El toro antes de salir a “la faena”, es previamente preparado para que inhíba sus niveles de supervivencia; característica innata. Es dejado un día completo en un cuerto oscuro, buscándo que se desorbite.

Estos hechos me hacen recordar la época del auge del Gran Coliseo Romano. Gladiadores que dejaban su vida en el campo, para satisfacer la lascivia enfermiza de decrépitos emperadores. Pensé que todas esas practicas arcaicas ya habían sido dejadas. No es que no sabía de las corridas de toros -asistí a una cuando niño-, solo que no había concientizado lo cruel de esta matanza. Mantenía un conocimiento teórico de ello.

¿Qué se puede esperar de un lunático empedernido que disfruta del placer ajeno? ¿qué clase de ser humano es?

Lo qué más siento es asco por aquellos que disfrutan de la muerte de criaturas inocentes. De los que forman parte de la enfermiza ovación para que siga el sufrimiento. De los que piden más y más dolor, para zacear esa extraña necesidad artificial.

No es algo ídilico ni cursi, es simplemente cuestión de empatía, compasión y sentido del amor.

Para quienes creemos en Dios, todos sin excepción somos iguales. Existen diferencias características que nos hacen “desiguales” entre sí. Pero en el fondo, y entendiendolo desde una concienza más profunda, nuestras almas están ligadas de tal manera, que somos manifestación de un alma única.

Mi mensaje es claro, ¡no asistan a las corridas de toros!, es apoyar a la retoma de prácticas antiguas y de sufrimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mi patio en tú e-mail

Subscríbete y recibe mis entradas en tu correo

Visítanos en:

Logo de Twitter Logo de Flickr Logo de Facebook

Hasta ahora,

  • 44,232 visitas

Seguimiento Twitter

Calendario

junio 2008
L M X J V S D
« May   Jul »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Asume el compromiso

Yo asumo el compromiso

Directorios

A %d blogueros les gusta esto: