Desde el patio de mi casa

¡Cambio de camisetas!

Posted on: octubre 23, 2008

La frase: “Tú eres sexy; la vida también. ¡Cambiémonos las camisetas!”

La sedienta mirada que transmiten las mujeres al finalizar un juego de fútbol, no es normal. ¿Por qué?, por el cambio de camisetas. En ese “simple y llano acto” concentran toda su atención en apreciar los dotes de los atletas del balón. Por algo, las revistas deportivas publican generalmente en sus portadas, los rostros y atributos físicos de las estrellas del deporte.

El Cambio de Camisetas es un acto bonito, no por la parcial desnudez, sino porque allí se demuestra un recíproco respeto y se da aire de hermandad. Es un símbolo muy parecido al namaste sánscrito: mi espíritu reconoce y respeta al tuyo. Es un reconocimiento puro y primitivo. Y también, la tolerancia en esencia.

– Me gusta tu franela – le dije a una linda chica, quién arropaba su delicado y rubio torso con una camisa aún más bella, alusiva a mi grupo musical favorito.

Entre risas y coqueteo, propuse hacer un intercambio de camisetas en pleno pasillo repleto de gente; el trato: yo le daba mi lánguida franela blanca y ella entregábame parte del grupo que no cesa de dar conciertos en mi interior.

¡Qué estúpida propuesta, ante una espontánea y ventajosa situación!

Al llegar a casa y rebobinar el casete del día, reflexioné sobre la gran metáfora que esta simple propuesta significa para la humanidad.

Mi blanca camisa, lavada con Nevex, seguramente le encantaba a aquella bella chica. Quizá el deseo mismo era proporcional.

Imaginen que las naciones separatistas y problemáticas, sedan un espacio de su terquedad para negociar con todos aquellos que están dispuestos a hacer un cambio de bandera, pero no de identidad. De elevar un consenso global que diversifique las oportunidades de los más oprimidos. Qué se respeten las diferencias y se honre el acto de cambio de camisetas.

Pero, en un amplio pasillo, lleno de curiosos y una ensimismada cuasi-trader, no sería posible un intercambio satisfactorio.

Aquella chica no cedió al trueque. Su franela me resultaba muy ajustada, de paso. Pero si bajase el volumen de mi barriguita, seguramente llegará el momento en que un pacto, sería posible. Y un idílico precedente pudiere estar a puertas.

2 comentarios to "¡Cambio de camisetas!"

No soy adepto a los eventos deportivos, pero sí a las analogías. En el caso del famoso cambio de camisetas del fútbol, comparado con otros importantes intercambios entre “rivales” que juegan limpio, pienso que es un gesto más de reverencia y respeto por el contrario que el simple hecho de cumplir con una tradición. Leyendo tu post recordé cuando, alguna vez en mi historia, estuve tan, pero tan enamorado de una chica que, una vez, luego de hacer el amor, decidimos irnos a trabajar con la ropa interior intercambiada. Al principio todo fue muy extraño (para mí), por aquello de sentir una prenda que ni era de mi talla ni estaba confeccionada con los materiales a los cuales uno está acostumbrado. Pero apartando eso, debo confesar que fue muy estimulante, sobre todo cuando nos volvimos a encontrar e iniciamos una especie de “lucha” por recuperar nuestros calzones😉

Saludos

Qué particular intercambio🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mi patio en tú e-mail

Subscríbete y recibe mis entradas en tu correo

Visítanos en:

Logo de Twitter Logo de Flickr Logo de Facebook

Hasta ahora,

  • 44,232 visitas

Seguimiento Twitter

Calendario

octubre 2008
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Asume el compromiso

Yo asumo el compromiso

Directorios

A %d blogueros les gusta esto: