Desde el patio de mi casa

El ajedrez

Posted on: diciembre 26, 2008

Ensayo sobre el ser humano y sus principios.

Cada vez me sorprende más la predisposición mental de negación por parte de los seres humanos para asumir pensamientos divergentes. No es un problema relacionado a una discapacidad cerebral, está ligado al encapsulamiento de la libertad, causado por todos los condicionamientos que se reciben a lo largo de la vida.

La libertad se acerca más a ser una utopía, algo pasajero, que un hecho verosímil, tangible y trascendente. Si fuésemos libres de pensar y opinar, ya hubiésemos dado el primer paso hacia la verdadera “eternidad”. Los seres humano se han conformado por ver solo el traje, olvidando que lo importante, es lo que hay detrás de él.

Nos han engañado por cientos de años, separado de nuestra esencia intrínseca, potencial extraordinario y de la capacidad innata, producto de SER HUMANO.

Fuera de teorías conspiratorias, supuestas ansias de poder y mitos urbanos, están los hechos. Es claro ver que al disidir del Dios católico, ellos nos han de acusar de “satánicos”, ocultistas, “maricones” y hasta locos depravados ¿Dónde queda la libertad de pensamiento y opinión? Es lo mismo que ocurre en el terreno de la política: ¡Viva Chávez! – ¡Fuera Chávez! Unos contra otros, sin aceptar las diferencias – especie de fanatismo que ha debido de expedir por lo obsoleto que resulta – ideológicas que yacen en la colectividad ¿De qué democracia hablan, cuando es el propio pueblo quien no acepta diferencias? ¿Cómo piensan alcanzar la paz, si tienen un vano concepto de ella? Basta con abrir tus ojos y prestar atención a la diversidad de sonidos que te rodean. No hay conflictos entre ellos, se aceptan y danzan al unísono.

De hecho, Dios existe – así lo creo – pero no tengo que estar sublime a una religión para acoplar su presencia a mi vida. No soy ateo.

¿Qué es Dios?, el que todo lo puede, omnipresente y salvador. Eso aseveraría un teólogo o filósofo, pues desde un punto de vista no pragmático, está asociado a una deidad superior. Pero, Dios eres tú, la música y el agua. Dios es la maravillosa vida de la cual eres testigo presencial. Dios no es un concepto, es la única verdad absoluta, realidad última. El universo, Jesús, la energía universal o Krishna – solo para mencionar algunos – son nombres distintos que hablan de lo mismo: una entidad (superior e inferior) de la cual eres parte.

Hace unos días “tomé consciencia” y fije mi atención en un chico  que iba caminando hacia la escuela, y se aproximaba a tomar un autobús. Al verle el rostro, simplemente “no vi nada”, salvo un grupo de huesos moviéndose con desgano. Me invadió una suma tristeza, mi sensibilidad salió a flote. Somos como piezas de ajedrez, dominadas por un poder político o religioso, que nos han desviado de nuestra esencia, de la experiencia de ser humano. A ellos no les interesa personas que piensen, púes no serían manipulables. Basta con leer sobre la vida de los toltecas, mayas, sufís y otros grupos sociales y religiosos que no se desviaron tan abruptamente de su esencia original, para comprender que es posible vivir en un estado de total felicidad y armonía, contigo mismo y el medio que te rodea. Pues, ¿eso es lo que buscas? La riqueza, conocimiento, reconocimiento, su objetivo es el mismo, alcanzar la felicidad.

En una sociedad consumista, donde el reproductor MP3 de moda es razón para pelearse con los padres. Donde la concepción del amor, se acerca más al sexo salvaje y el auto-respeto efervece lentamente con el pasar de los años (no sirvo para nada, no puedo hacerlo, soy tonto) ¿cómo esperar que lleguemos a “algún lugar”?

Las diferencias – lamentablemente – se resuelven con discusiones y a mayor escala con terroríficas guerras.

Cientos de millones siguen esperando la “gloriosa llegada” de su salvador Jesucristo. Mientras tanto, han de vivir sumergido en la miseria humana, marginalidad, en lo inmundo y sobre todo en el irrespeto hacia ellos mismos. Mi recomendación para ti es: embáucate en el camino del auto conocimiento, estudia, investiga y saca tus propias conclusiones. Las evidencias de una vida mejor y de las intenciones de las instituciones políticas y religiosas a gran escala son claras. No te conviertas en un peón más.

Este ensayo fue publicado originalmente el 5 de febrero de 2008.

3 comentarios to "El ajedrez"

Excelente!

Me gusta lo complejo de tus términos. De nuevo vuelvo a decirlo: ¿Quien hubiera pensado que eras tan profundo?, bueno… quizás no profundo, sino intenso.

Me agrada tu forma de pensar.

Paz!

Excelente🙂

Comparto mucho con ciertas ideas que expones!

Att. Tu ávida lectora😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Mi patio en tú e-mail

Subscríbete y recibe mis entradas en tu correo

Visítanos en:

Logo de Twitter Logo de Flickr Logo de Facebook

Hasta ahora,

  • 44,232 visitas

Seguimiento Twitter

Calendario

diciembre 2008
L M X J V S D
« Nov   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Asume el compromiso

Yo asumo el compromiso

Directorios

A %d blogueros les gusta esto: